¿El ratón cuidando el queso?

Cuando comencé en esta casa periodística mi ejercicio de opinión, decidí que los temas urbanísticos iban a ser el estandarte de todas y cada una de mis columnas, pero cuando uno no se mete con la política, la política termina metiéndose con uno, razón por la cual se presentan hoy estas letras. Desde que tengo uso de razón, he creído que la democracia liberal garantiza la libertad para realizar nuestro destino, en medio del más alto ideal de justicia como principio moral sobre el cual debemos actuar respetando la verdad. 

El POT de Floridablanca, en conjunto con las actuaciones de un alcalde que en el océano de sus propios pensamientos se cree un mesías, me ha llevado a identificar en esta trama de favorecimientos y mentiras, a una mujer que con su silencio confirma que mis ideales liberales ya no encuentran tierra fértil en un partido que cada día sigue perdiendo el norte. Esa mujer representa ese oscurantismo de la política regional en la cual su voz se oculta detrás de quien la sostiene, y que para este caso resulta ser su propio esposo. 

Por ello es inaceptable que esta representante se resguarde en lo público, para acrecentar sus intereses privados, y que como integrante de la Comisión Especial de Vigilancia a Organismos de Control del Congreso, termine siendo una veedora de las investigaciones dentro de las cuales su propio nombre podría salir salpicado por un posible favorecimiento de volteo de tierras. Aquí resulta importante rescatar la enseñanza de Galán cuando dijo que la política no es compatible con los negocios, lo cual en este caso ya desborda las dimensiones de lo justo, llevándonos a los santandereanos a rechazar la vocería que dice tener de nosotros en el Congreso. 

Si sus intenciones políticas eran las de darle prioridad a los programas de agua potable y saneamiento del departamento, debió haber pensado que dichos programas no serían bien vistos si terminaban favoreciéndola a ella misma, y es por eso que una rueda de prensa jamás estará por encima de una verdad. 

Próxima Columna: Piedecuesta y el poder de un teodolito.