Un puente de color castaño oscuro

Cada vez que transito por el sector donde hoy se está construyendo el intercambiador de Fátima, adjudicado al Consorcio Vial Floridablanca integrado por Miller Castaño Padilla (Petrolabin) y Óscar Mauricio Moreno Rodríguez (MR Ingenieros), por una extraña sensación me acuerdo de los hermanos Nule y el carrusel de la contratación en Bogotá.

Y cada vez que entro a la oficina de contratación de Floridablanca, me invade esa misma sensación cuando veo a Mario Barragan Pachón (Jefe de la Oficina de Contratación de Floridablanca), porque recuerdo inmediatamente a Inocencio Meléndez, ese brillante ex director jurídico del IDU condenado por prevaricato e interés indebido en la celebración de contratos, por poner su inteligencia al servicio de quienes se robaron los dineros públicos del distrito.

Las similitudes en los dos casos son varias: de un momento para otro las decenas de trabajadores desaparecieron, los materiales están tirados en la intemperie, los suelos donde se asientan las estructuras están saturados de agua, y hace cuatro meses no se hace público ningún informe de ejecución por parte de la interventoría a cargo de Álvaro García Parra (el mismo interventor de los resquebrajados intercambiadores de El Bosque y Neomundo, y del mesón de los Bucaros, donde curiosamente Petrolabin también era el contratista).

Resulta muy extraño que el día 12 de diciembre de 2018 MR-Ingenieros haya cerrado su domicilio en Girón para trasladarse a Cartagena, cambiando de paso a su representante legal, justo en el momento donde algunos obreros manifiestan que las estructuras están cediendo por causa de una cimentación que no tuvo en cuenta el alto nivel freático de la zona, y un desencofrado en medio de un secado prematuro que no ha permitido quitar los andamios de soporte por miedo a que se caigan las mismas.

Puede que esos obreros no sean los más aptos para dar explicaciones, pero ante la “huida” de los contratistas esas son las únicas voces que se escuchan en medio de los estruendos, dentro de los cuales también surgen aquellas que hablan de una crisis financiera del consorcio que urgentemente se debe investigar.

 

Próxima columna: Mis invitados para el 2019.